En la pileta se trabaja contra la resistencia del agua, como en el gimnasio se usa la pesa, pero la ventaja radica en el hecho de que en el agua no se genera peso en el cuerpo. Cualquiera puede hacer gimnasia en el agua, desde alguien que está en óptimas condiciones físicas hasta otro que prácticamente no puede movilizarse afuera. Se trabaja con la misma consigna para todos y cada uno la desarrolla como puede: no todos se pueden agachar o arrodillar fuera del agua por su peso corporal, pero en el agua se hace y las articulaciones no duelen.

Mucha gente llega a la pileta por el consejo de su kinesiólogo, buscando generar movimiento en las articulaciones y la gimnasia en el agua les permite hacer eso y beneficia la circulación de sangre en toda la musculatura.

El trabajo en el agua tiene etapas: la clase se inicia con una entrada en calor, una parte activa y una vuelta a la calma, que consiste en el estiramiento de todos los músculos. Se trabaja lo aeróbico, la parte respiratoria y se realiza un trabajo muscular localizado contra la resistencia del agua que cada uno hace  a su manera. La posición horizontal permite una mejor ubicación de la columna, para que soporte menos peso.

Y en cuanto a seguridad, al elegir una pileta para hacer gimnasia en el agua hay que tener en cuenta algunas cuestiones fundamentales: que el agua esté en óptimas condiciones de higiene y temperatura (alrededor de los 32ºC), que los vestuarios estén limpios, que se exija certificado médico y se realice una revisación frecuentemente y, por último, que haya un servicio de guardavida permanente.

No hay posts relacionados.

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.

Avisos
Archivos
Calendario
mayo 2018
L M X J V S D
« abr    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Etiquetas 3D